Un sueño, un telar, un arte.

Soñar nos mantiene vivos, con los ojos abiertos, aspirando a lograr cosas mejores y grandes, anhelamos a que llegue el día cuando ese sueño, ahora es realidad. Rodrigo Hernández y Reyna su esposa viven un sueño que para Rodrigo viene desde años atrás cuando su padre lo presentó con el: telar. El arte que se crea con el telar es distintivo de Mitla, Oaxaca donde ese sueño fue creciendo y hoy en día cuenta con su taller: Cocijo.

El sábado 29 de septiembre Rodrigo dejó su granito de arena en mí. Conocer y escuchar la gran historia de su familia, cómo nació el deseo de lograr cosas grandes, cómo enfrentar los obstáculos y crecer cada día fue lo que más me deja Rodrigo. Un maestro con el telar, crean prendas como: rebozos, camisas, carteras, camisetas y más. Ver su trabajo te inspira a realmente perseguir tus sueños, tenerlos a ellos a un lado contando su experiencia te da motivación de saber que todo se puede lograr con perseverancia, dedicación y pasión. Para ellos vender un rebozo es vender parte de su identidad, puedes notar a simple vista que a ellos los mueve claramente puro amor y pasión. Fundación Hilando Arte se encarga de dar a conocer el gran trabajo, de compartir con los demás el arte del telar, y claro contagiar esa pasión que Rodrigo y su familia transmiten. Somos un país lleno de riquezas naturales, gastronómicas, arqueológicas, artesanías y textiles. Mitla, Oaxaca a pesar de tener una pequeña fundación tiene el gran poder de ser reconocido por trabajo en el telar. Rodrigo ha crecido y de la mano de la fundación ha ampliado su panorama para poder inspirarse en modas actuales, tendencias, relacionarse con otros y seguir dando pasos hacia delante.


Hay veces que no conocemos realmente las cosas, somos mexicanos pero ¿Qué nos hace ser realmente un México? El arte, la cultura, tradiciones, ¿Cuántas personas conocen su país? Con ayuda de la fundación y de Rodrigo queremos gritar a los cuatro vientos, reconocer el talento, no perder la esencia detrás de las artesanías, conocer las historias que cuenta un rebozo, sentirnos parte realmente de una cultura y más que nada ser orgullosos de formar parte de México.


“Tu rebozo madre, me sirvió de cuna, se inició en tus hombros, como en un trigal, con él me cubriste del sol a la luna, él era mi cielo y era mi jacal…”

López Méndez, Ricardo, El rebozo de mi madre.

Featured Posts
Recent Posts
Archive