• Taly Tawil

Luis Rodríguez- Una historia que contar

Es increíble conocer a personas tan inspiradoras, personas que luchan por lo que aman. Como el artesano Luis Rodríguez. Junto con su familia se dedican al tejido de rebozos en Tenancingo, Estado de México. Conociéndolo un poco más, he podido aprender lo que lo ha llevado a ser un gran artesano. Esta casado con Silvia, tienen cinco hijos, tres de ellos estudian, los otros dos ya trabajan. Para Luis sus hijos deben seguir sus propios sueños, pues así ellos desde sus propios estudios e intereses se involucran en el textil, para aportar su visión y nuevas ideas. Cuando me refiero a gente que lucha, hablo sobre aquellos que les gusta conocer para mejorar, experimentar, como dice Luis “hacer cosas diferentes a los demás”, y es justo lo que él hace. Sus gustos por otras culturas, pueblos y países, lo han llevado a aprender de otros procesos para poder mejorar sus propias técnicas y agilizar el tejido de sus rebozos; también ha descubierto técnicas viejas que quizás se habían perdido y él las retoma y aplica en sus rebozos, como lo hizo con el bordado y las chaquiras que las ha implementado a través de hallazgos, pues hay que “conservar técnicas pero darles usos diferentes”.

Es sorprendente cómo ha logrado salir adelante, pues en Tenancingo cuenta con un taller, manteniendo todavía 10 telares con más de 100 años de uso y trabajo, siendo entonces el único artesano que cuenta con una tienda propia. En ella expone todas sus creaciones, las más solicitadas del pueblo y populares entre los turistas. Pues cuando llegan visitantes al mercado, los demás artesanos los mandan a la tienda de Luis por la calidad y variedad que tiene en ella. Para Luis el rebozo es “un don que se volvió mi pasión”, mostrando así el gran valor del rebozo para la cultura mexicana, pero sobre todo la importancia en la vida de los artesanos y sus raíces.

Definitivamente la voluntad de Luis por aprender cosas nuevas, por mejorar y su tenacidad para salir adelante lo han llevado a tener grandes reconocimientos como su presencia en la exposición Los Grandes Maestros del Arte Popular y el honor de poder realizar, junto con dos trabajadores y las empuntadoras, 1,600 rebozos para el Museo Victoria y Alberto en Londres. Se vuelve una historia que contar.



Síguelo en redes sociales

Facebook @lacasadelrebozo

Instagram @rodriguez.lacasadelrebozo